aurelio =====artista visual
aurelio ==== artista visual
artista visual artista visual artista visual artista marcelo aurelio artista marcelo aurelio artista marcelo aurelio artista marcelo aurelio artista marcelo aurelio artista marcelo aurelio artista marcelo aurelio artista marcelo aurelio artista marcelo aurelio
arte aurelio
arte aurelio
arte aurelio
arte aurelio
arte aurelio
arte aurelio
arte aurelio
arte aurelio
arte aurelio arte aurelio artista marcelo aurelio
arte aurelio
artista marcelo aurelio

2-El pensamiento de León Ferrari
- Poder, Arte y Proceso
-

Testimonio recogido por Conrado Yasenza

Dentro de las artes visuales existe una corriente, el arte político, que tiene una larga historia dentro y fuera de nuestro país, corriente nutrida de obras que enfrentan el poder, que se revelan contra su voracidad represiva. Pero junto a esta línea de expresión artística, Occidente atesora un patrimonio de arte político que, durante siglos, colaboró con la represión. Me refiero al arte cristiano, el cual contribuyó al desarrollo y afianzamiento del poder de la Iglesia, poder este que se extiende hasta nuestros días.

Dada la convicción religiosa de quienes realizaron el exterminio en nuestro país y del apoyo que la iglesia, como institución, les aportó, me parece de interés señalar algunos parentescos entre la iconografía de la represión cristiana y los versículos que la inspiraron, con los atroces sistemas represivos que desarrolló el Proceso: la relación entre la violencia de la religión y la violencia de los religiosos.

En la Biblia se manifiestan diferentes líneas de pensamiento: Por un lado, aquellas ideas que expresan la tolerancia y nos convocan a bendecir a aquellos que nos maldicen. Por el otro, aquellas que maldicen y amenazan, con sufrimientos terrenales o infernales, a los infieles, herejes y demás pecadores.De aquellas dos expresiones de la moral cristiana, nacen otras tantas corrientes religiosas: La que se extiende desde Bartolomé de las Casas hasta Angelelli y los curas villeros, y la que luego de la Inquisición, los progroms y la Conquista, se renueva vigorosamente en el Proceso.Durante siglos de influencia por medio de aquellas dos ideas, de los argumentos catequizadores, la promesa de felicidad eterna o la amenaza del eterno tormento, el Vaticano optó por priorizar este último y utilizó a sus artistas para reforzar sus campañas intimidatorias y reafirmar, así también, su poder.

Occidente cuenta entonces con un patrimonio extraordinario de obras que enarbolan la tortura como argumento evangelizador, logrando construir una gran y muy poderosa cultura en base a la mayor de las inculturas: La amenaza del terror. La tortura auspiciada por los dioses en la Biblia, condenada por los hombres en las Naciones Unidas y, sistemáticamente, usada por el Proceso y sus genocidas, aparece en diversas formas en los libros sagrados y en las obras de arte que los ilustran. El Gioto muestra en la hermosa Capella degli Scrovegni, un demonio arrancándole el pene a un pecador, una pareja de adúlteros colgados de sus genitales, un diablo montado sobre una muchacha mientras le vuelca plomo derretido en la boca y otros con diversos instrumentos usados para atormentar a sus víctimas. Miguel Ángel en su Juicio Final, pinta a un pecador a quien un demonio le mete la mano en el ano para arrancarle las entrañas.

La Dictadura Militar utilizó varios de esos procedimientos bíblicos y agregó otros como la picana. Entre los recursos con antecedentes en las Sagradas Escrituras, está el de prolongar la vida del torturado con la ayuda de un médico para evitar que la muerte lo libere, idea que se expresa así en el Nuevo Testamento cuando refiriéndose a las bestias apocalípticas que vendrán a castigar a los impíos dice: "Y les fue dado que no los matasen, sino que los atormentasen cinco meses (...) y en aquellos días buscarán los hombres la muerte y no la hallarán..". (Ap.9,4). La colaboración Iglesia-Proceso no ha cesado: su silencio, su negativa a informar sobre el destino de los chicos robados, y su empeño en una reconciliación imposible, son parte de su campaña por rehabilitar a la dictadura (con su poder de amedrentamiento) y lavar sus crímenes.La Iglesia continúa en manos del mismo grupo que dirigía (pese a algunas modificaciones o cambios en la cúpula) el Episcopado cuando alentaba al Proceso, con su silencio o con estas palabras: "comprendemos que quienes son responsables del bienestar del país se han visto obligados a tomar medidas extraordinarias". Estas palabras fueron incluidas por el Episcopado en una nota a la Casa Rosada, en marzo de 1977, sabiendo que las medidas extraordinarias eran secuestros, crímenes, torturas, robos y un especial ensañamiento con los judíos. Las relaciones y complicidades aún no se agotan. Mientras la Iglesia se erija como poder dentro de un marco de colaboraciones con el poder del Proceso y con el poder político, seguirá siendo cómplice y encubridora de los crímenes impunemente cometidos.


Marcelo Aurelio - artista visual - 2004 - IE 6 800 x 600